9.03.1993

Notas sobre el pare Colom (1993)

Angel Colom es un listo. Sobre cómo las gasta, y qué bien encaminado andaba yo en mis reflexiones de 1993 sobre el individuo, hay aquí una buena referencia. Sólo es uno más, uno de tantos, de los que tirando de fondos públicos, viviendo del cuento identitario, encima se permiten de vez en cuando acusar a quienes sí que viven (mal) de su trabajo, de sangrar a los pobres catalanes. 
Una de esas vomitonas intelectuales que de tanto en tanto sueltan, desde hace medio siglo, los que ahora sabemos listos del 3% ("el Sur vive del trabajo de Cataluña") me estimularon a escribir un artículo. Tomé unas notas para hacerlo, pero como tantas veces (ese dictum de mi abuela que me trae de cabeza, el que mucho abarca poco aprieta) luego no encontré tiempo para completarlo, liado con los estudios de Sociología, el trabajo, los niños, las batallas urbanas y demás.... Creo que, cambiando el nombre del prota, podría terminarlo y publicarlo ahora mismo, y seguiría plenamente vigente. 


"    El problema del pare Colom, me da la impresión, es que siempre ha vivido a la sopa boba. Tal vez me equivoque, pero intuyo que pasó de vivir de los padres a vivir de los curas, y acto seguido a vivir de la política. ¿Se le conoce algún oficio, o beneficio?. Si mi hipótesis es cierta, ello explicaría su desconocimiento de conceptos como "trabajar", "producir" o "vivir de", y esas tonterías que dice sobre que "el Sur vive del trabajo de Cataluña", o algo así. 
Naturalmente, el hecho de que, a pesar de que al menos tres millones de españoles se viesen obligados a emigrar a Cataluña entre 1950 y 1980, haya muchos más millones que nunca han vivido en aquélla región, unido al fuerte peso del lobby catalán en los medios de comunicación españoles, hace que mucha gente quede confundida. Si a ello unimos la máxima goebellsiana de que una mentira mil veces repetida termina por convertirse en verdad, tendremos los elementos necesarios para comprender la omnipresencia de esa idea falsa de que Cataluña nos da de comer a los pueblos menos afortunados de España. 
Yo he tenido la suerte de vivir varios años en Cataluña. Por esas cosas de las desigualdades, en mi región de origen no estaban implantados los estudios de Periodismo que quería cursar (el Sur incluía a buena parte del Norte de España hasta hace cuatro días), y casualmente en Barcelona los había implantado el Ministerio de Educación y Ciencia franquista. Como además no había medios, un pariente emigrado me buscó trabajo en su oficina, en una importante gasolinera. Vivía en la propia gasolinera, en unas minúsculas habitaciones con vistas a patio de luces deprimente que alquilaban a los camioneros, sobre un bar en el que por la noche pasaba de todo. 
Aquélla empresa era un auténtico paradigma de la estructura social moderna de Cataluña. El dueño, que hacía las veces de gerente, había obtenido la concesión en los años postbélicos del estraperlo; creo que había sido falangista. Llegaba el primero, efectivamente, pero pasaba toda la mañana sin otro quehacer que observar cómo trabajábamos los demás. Era una mezcla de patrón, padre y dios. Tenía un socio que casi nunca aparecía por allí, un yuppie en términos actuales, que llevaba un deportivo, y entre fiestas, inauguraciones de exposiciones y desfiles de modas atendía las necesidades financieras de la empresa pues tenía muy buenas relaciones con la alta burguesía. Por debajo del jefe, al frente de la contabilidad, había un joven aplicado que iba en vespa, perito mercantil y que por las noches estudiaba Económicas. Era catalán del interior, muy serio, pero conmigo siempre hablaba en castellano. Una vez me lo encontré en una manifestación por lo de Puig Antich, y con aquéllo y algunas frases suyas mi mente adolescente dedujo que debía pertenecer por lo menos al PSUC. Por debajo de aquél estaba mi primo, el charnego, plenamente integrado, feliz en Barcelona pero siempre añorante de sus tierras del Ebro. Llevaba el peso del trabajo en aquella oficina, y el dueño lo mimaba con pequeños privilegios, como el de colocar a su sobrino. Venía luego en el escalafón el hijo del dueño. La teoría era que debía recorrer todos los puestos antes de que llegase el momento de hacerse cargo de la empresa, y cuando lo contaban así en los primeros días uno se acordaba del tópico de los catalanes trabajadores. 
La realidad era que el niño estudiaba Económicas, y al cabo del día no eran más de tres o cuatro horas las que pasaba en la oficina. La realidad era que además figuraba en nómina a jornada completa, y era una ayudita para rebajar los beneficios contables, y en consecuencia los impuestos. "Tengo examen, papá..." le decía al jefe, y estaba tres o cuatro días sin venir. No recuerdo ya su nombre, pero sí que me repetía que si yo estudiaba y trabajaba en Cataluña tendría que aprender el catalán, "...eh?". 
Y por debajo estaba yo, el otro charnego, cariñosamente tratado por el jefe porque costearse los estudios trabajando de ocho a tres tenía su mérito, a su entender. "Así se consiguen las cosas, decía..." (Així s'arriba, amb treball, amb treball...). Pero como yo no podía faltar al trabajo por más exámenes que tuviese (y hay que decir que además no me perdía una película, un recital, una mani...), me dejé un par de asignaturas aquel primer año; lo que me hizo comprender que así sólo conseguían las cosas algunos, por ejemplo el hijo del jefe, pero no quienes debíamos trabajar para sacar adelante tanto nuestra vida como sus beneficios, para que el niño pudiese permitirse no trabajar "cuando exámenes".  
Corría el año 73. Franco se moría, pero no acababa. Las paredes aún chorreaban sangre de vez en cuando. Acudir al Fossar de Moreres era muy peligroso. Todo era muy peligroso, aunque no tanto como algunos pretenden. 
Colom no se inspira en las Ligas italianas, como se dice por ahí. Colom se inspira en los frailucos carlistones del XIX, y ese es su problema. Nuestro problema. Como en aquéllos, lo esencial de algunos nacionalistas de hoy es que niegan la legitimidad del régimen, y a partir de ahí no es posible el diálogo, sino la bravata, el desafío, el pulso, y cuando se sienten fuertes la violencia. Nunca el pacto. A algunos nos avergüenza que incluyan el nomitativo esquerra en el nombre de algunos partidos, pero tampoco debe extrañarnos. Ya el faccioso Cabrera, que a mediados del XIX sembraba el terror carlista en la Cataluña septentrional, anduvo aliado con el seudorevolucionario Atmeller. 
¡...Y aún hay a quien le resulta extraño que, en el centro de Europa, haya guerras tribales a un paso del siglo XXI!.   "

Sobre quién es este individuo, ahora bastante olvidado (aunque sigue viviendo de lo mismo) del que en 1993, cuando no existía Internet, no tenía tanta información:




REFERENCIA:
Baigorri, A. (1993), "Notas sobre el pere Colom", inédito, 2-9-1993, recuperado de http://textosdeartemiobaigorri.blogspot.com.es/1993/09/notas-sobre-el-pare-colom-1993.html


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...