1.02.1980

General Motors vs Regadíos (1980)


"Los tecnócratas de todos los colores llaman desequilibrios espaciales a lo que no es sino una racional ordenación del espacio en función de un fin predeterminado: el lucro capitalista. Y por la misma llaman desigualdades regionales a lo que no es sino desarrollo desigual, división espacial (más sutil que eso de "internacional") del trabajo e imperialismo. Todo ello sigue un proceso multidireccional y lógico, pero Juego "descubren" que hay desordendonde hay. en fin , un orden preciso y casi milimétrico. Y todo ello va desde Ja estructuración de los usos del suelo en el más misero valle pirenaico hasta el llamado "nuevo.. orden económico internacional . Las relaciones de producción se reproducen y amplían. al decir de los clásicos.(...) 

El CORREDOR DEL EBRO ADQUIERE VALOR DE CAMBIO
 
Como veíamos más arriba. el espacio se va estructurando con cierta lógica. según la dinámica del sistema. y en función de ese fin último que es el lucro capitalista.Luego decíamos. llegan los planificadores, los expertos, y utilizan la llamada ordenación del territorio para legitimar el orden impuesto y descubrir nuevos espacios que hayan adquirido valor de cambio.(...) 
LA IMPOSIBILIDAD DE LOS REGADIOS EN LA RIBERA DEL EBRO 
Pero la acumulación de infraestructuras en un espacio "limpio" acaba generando la urbanización del mismo, un cambio sustancial en sus usos y aprovechamientos, siempre en función de obtener el máximo lucro capitalista, y ahí radica la imposibilidad de ampliación de nuevos regadíos en la Ribera, no el que estos no sean "rentables" -¿para quién tienen que ser rentables?. Si la ordenación territorial fuese lo que los tecnócratas dicen que es, esto es una estructuración racional del espacio en función de alcanzar la máxima utilidad para sus habitantes sin destruir el propio territorio ni otros adyacentes, deberá entonces pensarse que el mejor uso que puede darse a la Ribera es el agroalimentario. Hacer regadíos es, hoy, la mejor inversión que puede hacerse en España, donde tenemos que andar malvendiendo el cemento y el acero que producimos en exceso, donde el paro comienza a ser verdaderamentepreocupante. donde por culpa de la construcción de autopistas y superpuertostenemos un impresionante parque de maquinaria de obras publicas infrautilizado 
(...) 
En nuestros análisis colectivos sobre el terreno de los más importantes planes de riego del Estado español hemos podido comprobar cómo cada nuevo puesto de trabajo agrario genera en su entorno entre uno y dos puestos más en la industria y los servicios."

REFERENCIA:
Baigorri, A. (1980), "General Motors vs. Regadíos", Transición, Num 16, pp.14-18
Enlace al texto

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...